APRENDER JUGANDO
La exploración Científica alimenta la curiosidad natural del niño, fomenta su interés por la ciencia, estimula el razonamiento y la lógica, mejora su capacidad para resolver problemas, aumenta su autoestima, y lo prepara para que entienda conceptos científicos más complicados en un futuro e impulsa el trabajo en equipo.